Bebidas

  • domaci-chia-frescaChia fresca: La “chia fresca” –nombre con que esta bebida es conocida en México– es ideal para calmar la sed los días de mucho calor, nutrir el organismo y desintoxicarlo. En una jarra, se mezclan agua, el zumo de dos limones, azúcar en cantidad necesaria y semillas de chia. También se pueden agregar hojas de menta. Antes de beber la preparación, debes dejarla reposar.
  • Smoothie de frambuesas y chia: Primero debes licuar las frambuesas con agua o con leche, y con o sin azúcar adicional, según tus preferencias. Al momento de verter el batido en el vaso, espolvoreas algunas semillas de chía.

Platos principales

  • Puré de patatas con semillas: El puré es el acompañamiento clásico de las carnes y, casi siempre, el preferido de los niños. Es por eso que esta guarnición es una excelente oportunidad para incorporar el consumo de semillas de chia. Aunque a simple vista pueden producir rechazo en los más pequeños, verás cómo se acostumbrarán rápidamente a ellas.
  • Ensalada de quinoa: Una vez tengas la quinoa bien cocida, mézclala con tus verduras favoritas, a mi me gustan el pepino, tomate, zanahoria y canónigos, con una lata de atún en conserva y si eres atrevido un poco de queso. Ahora solo falta aderezarlo todo con tu mejor vinagreta y tendrás un plato riquísimo y lleno de vitaminas para aguantar hasta la hora de cenar.
  • Tortilla de espinacas con chia: Una vez que tienes la espinaca hervida, picada y mezclada con los huevos, a punto de ser vertida en la sartén, puedes incluir algunas semillas de chia para enriquecer la preparación. Luego la cocinas como es habitual. Es probable que no te des cuenta de que la chia está, ya que su color se camuflará entre el verde de la espinaca.

Postres

  • iogurt2Cookies de chocolate y chia: Antes de distribuir la mezcla de las galletas de chocolate con la forma deseada en una placa de horno, se agregan chips de chocolate amargo y semillas de chia.
  • Yogurt con semillas de chia: Si tienes poco tiempo para merendar entre que llegas del trabajo y vuelves a irte para hacer actividad física, ésta es una buena opción para ti. De vez en cuando, puedes añadir semillas de chía a tu copa de yogur de siempre. Disfrutarás de una cuota extra de energía.
  • Muffins de quinoa: Quieres probar algo diferente? Añade quinoa cocida a tu receta favorita de muffins y veras que esponjosas quedan, una textura agradable al paladar y un rico sabor a nuez.
  • Flan con chia:  Puedes agregar las semillas de chía a tu receta de flan de toda la vida cuando viertes la preparación dentro de la flanera.
  • Pastel de quinoa y cacao: Junta la quinoa cocida con la leche y los huevos en la batidora, luego añádele la mantequilla. Por otro lado mezcla el cacao, con azúcar moreno de caña, levadura y sal y añádelo todo a la mezcla inicial. Cuécelo al horno medio durante unos 50 minutos y tendrás una tarta riquísima de chocolate y sin gluten!